Basquet Masculino

noticias

Una leyenda granate ascendió al cielo
27.10.2014

Una leyenda granate ascendió al cielo

El ex basquetbolista Víctor Hernández falleció el fin de semana en Montevideo a los 70 años. Mítico jugador de Lanús brilló y deslumbró entre 1974 y 1982.

Subió al olimpo una figura inconmensurable, un talento puro que se transformó en estrella y que marcó una verdadera época en Lanús. El ex basquetbolista Víctor Félix Hernández Jara pasó a la eternidad el fin de semana en el hospital Español de Montevideo, a los 70 años de edad.
 
El Negro defendió la camiseta del Granate entre 1974 y 1982, donde formó parte de la generación más laureada de este deporte: Los Soñadores. En su recorrido por nuestra institución consiguió el título en el Torneo Metropolitano de 1976 y el Campeonato Argentino de Clubes de Catamarca de 1977. 
 
El uruguayo nació en Pando, Departamento de Canelones, el 1 de marzo de 1944. Su llegada el deporte de la pelota naranja se produjo en el club Urupan, de su ciudad natal, y luego pasó por Sporting Club y Aguada de Montevideo. Además, su jerarquía lo convirtió en asiduo representante de la selección de Uruguay, con la cual participó de cinco sudamericanos, dos mundiales y un preolímpico.
 
En 1974 el destino lo cruzó con Lanús, ya que jugó un torneo amistoso en Sunchales y el entrenador Raúl García posó sus ojos en ese eximio tirador. A partir de aquel punto de encuentro se forjó una relación de simbiosis con el Grana. Justamente, Víctor recordó en una entrevista con el sitio Leyendas Granates ese vínculo único y sostuvo: “Lanús fue un paraíso desde el primer día que llegué hasta el último. Tuve la suerte de conocer a esa gente. Aprendí a querer y me hice querer”.
 
En mayo de 2013 la Comisión del Centenario realizó un mega evento para agasajar a esa generación dorada del básquet, cuyo principal atractivo fue el documental “Los Soñadores”. Dentro de esta pieza audiovisual se llevó a cabo una ardua investigación para encontrar el paradero de Hernández y su aparición despertó una lluvia de aplausos y emoción.
 
Hasta luego Negro querido y gracias por todo el talento desperdigado con la gloriosa casaca granate.  

Noticias relacionadas